La marca personal, imprescindible para el profesional del Marketing Digital

Cuando una empresa lanza un nuevo producto al mercado, éste lleva consigo unos valores que vienen determinados por la marca a la que pertenece y que son fácilmente reconocibles por el público. Por este motivo, cuidar la marca se ha convertido en algo primordial para las empresas.

Nosotros, de forma individual, también tenemos que cuidar nuestra marca personal si queremos controlar la imagen que queremos ofrecer de nosotros mismos, mostrando aquellos aspectos que queremos que conozcan de nosotros y dejando nuestra propia huella en los demás. Trabajando duro en ello será más fácil destacar dentro de un sector, e incluso convertirse en todo un referente.

Lo primero que hay que tener claro es que “o comunicas, o te comunican”. Es decir, podemos no trabajar nuestra marca personal, pero eso también dice algo de nosotros porque debemos recordar que cuando decidimos no comunicar nada, también estamos comunicando algo. Por eso es importante ser partícipe de aquello que se relacione con nosotros, porque así podremos ser capaces de decidir qué queremos mostrar y qué no.

Asimismo, podremos lograr ser más visibles en un momento en el que captar la atención de los demás es cada vez más difícil. Seguramente existan miles de personas que tengan trayectorias educativas y profesionales muy similares a la tuya, con habilidades parecidas y con aspiraciones idénticas. En este sentido, hay que buscar la forma de ofrecer algo distinto, de conectar de forma diferente y de hacer sentir algo nuevo a los demás en un entorno que no para de cambiar constantemente y que es cada vez más competitivo. Así, como ocurre con cualquier producto del mercado, es importante que seamos capaces de aportar valor.

Quizás lo más importante y a la vez lo más complicado a la hora de pensar en tu marca personal sea definir bien quién eres y qué quieres mostrar. Identificar bien tus cualidades para poder explotarlas al máximo supone un trabajo que a veces nos lleva más tiempo del que pensamos. De igual forma, antes de comenzar a desarrollar nuestra marca personal, debemos preguntarnos qué queremos conseguir con ella. Es imprescindible conocer el objetivo para poder marcar una estrategia.

También debemos tener claro cuál es la comunidad a la que pertenecemos y a la que nos vamos a dirigir. Si, por ejemplo, somos una persona a la que le apasiona el mundo del deporte y queremos que la gente nos reconozca por eso, debemos saber dónde se encuentran las personas relacionadas con esta materia. Así, deberíamos identificar los canales donde se generan mayores conversaciones en torno al deporte y estar presente en ellos, primero para ver cómo otras personas hacen lo que yo quiero hacer y para tratar de hacerlo distinto.

¿Cómo puedo desarrollar mi marca personal?

Desde hace algunos años, las redes sociales se han convertido en el medio principal en el que desarrollar una marca personal. Según el último estudio realizado por IAB Spain, las redes sociales cuentan con cerca de 26 millones de usuarios en España y cada uno de ellos hace uso de 4,5 redes diferentes. WhatsApp se posiciona como la red favorita de los usuarios, seguida de Facebook, Instagram, YouTube y Twitter.

Con estos datos, resulta muy interesante analizar cuál de estas redes puede sernos útiles para desarrollar nuestra marca personal y aprender a usarlas. Debemos tener claro qué tipo de público se encuentra en cada una de estas redes, qué tipo de contenido se crea en ellas y cuál es la que mejor encaja en nuestro objetivo final.

En este punto, es bueno tener presente que el vídeo es el primer motivo de tráfico en internet, por lo que crear contenido audiovisual puede ayudarnos a ser más visibles, así como a diferenciarnos de la competencia. Para ello, tener un canal en YouTube puede ser una buena opción para desarrollar nuestra marca personal, pues el contenido que se publica en esta plataforma no solo genera mayor engagement, sino que además posiciona.

Además de todo esto, es recomendable crear un blog en el que publicar artículos relacionados con el sector con el que se vincula mi marca personal, de cara a mostrar aquellos conocimientos y aptitudes que te diferencian de los demás. El contenido puede estar conectado simultáneamente con las distintas redes sociales en las que vamos a estar a presentes de cara a generar mayor tráfico en nuestro blog.

Por otro lado, y en base a mi experiencia personal, considero indispensable para desarrollar una marca personal tener presencia en LinkedIn, la red de los profesionales por excelencia. La principal ventaja que ofrece esta plataforma es la creación de una red de contactos muy amplia, que se relacionan normalmente con tu actividad profesional. Asimismo, en LinkedIn se ofrece un gran número de oportunidades laborales a diario, por lo que mostrar tu marca personal en esta red, a través de contenido propio de calidad y a través de las interacciones que tengamos con las publicaciones de los demás, puede convertirnos en un buen candidato para optar a algunas de esas vacantes.

Tanto para la creación de artículos como para la creación de publicaciones para las redes, es importante que tengamos una planificación con lo que vamos a hacer cada día. Debemos pensar con anterioridad el número de publicaciones que queremos realizar a la semana, teniendo en cuenta siempre aquellas cuestiones marcadas por la actualidad.

Por último, hay que tener claro que nuestra marca personal requiere dedicación y trabajo constantes. Dedícate tiempo para conocerte a ti mismo y busca la mejor forma de explicarle a los demás quién eres y qué eres capaz de hacer. Con esfuerzo, los resultados acaban llegando y recuerda que el éxito no se consigue de un día para otro.

Deja un comentario