Qué debes saber antes de trazar una estrategia de Inbound Marketing

Todos sabemos que con la llegada de la tecnología y la irrupción digital, la forma en que las marcas conectan con su público ha ido cambiando. Y es que, como todo en esta vida, el Marketing ha sufrido una evolución a lo largo de los últimos años para adaptarse a los nuevos entornos digitales y realizar su función en aquellos espacios en los que se encuentra la sociedad actualmente.

Es precisamente en ese entorno digital donde la metodología del Inbound Marketing coge fuerza ante otras técnicas más invasivas, como las utilizadas en el Outbound Marketing que, además de ser más costosas, interrumpen al usuario. En el Inbound Marketing, no obstante, la atracción hace que el cliente sea el que te busque a ti y se interese por tu marca, está basado en una comunicación 2.0 y crea un crecimiento orgánico, todo ello con un coste más efectivo.

Para trazar una estrategia de Inbound Marketing es importante conocer previamente las cuatro fases por las que pasa el proceso de ejecución. La primera de estas fases será la de atracción. En ella, y como su propio nombre indica, se busca atraer a un público que aún no conoce tu negocio pero al que podría interesarle. Por ello, es importante que en esta fase trabajemos un buen posicionamiento para que el usuario sea capaz de llegar hasta nosotros con facilidad. Asimismo, desarrollar un contenido interesante para conectar con el público es también fundamental en esta etapa.

Posteriormente, la fase de conversión se centra en aquellas personas que ya han conectado con la marca. Este es el momento ideal para tratar de convencerlas de que nuestro negocio es el mejor para satisfacer sus necesidades. Para ello, podremos usar botones de CTA o mostrar algunas recomendaciones de otros usuarios a través de la redes sociales.

Una vez hayamos conseguido convencer al usuario, nos encontramos en la fase de cerrar, en la que se encuentran aquellas personas que finalmente han adquirido nuestro producto o que están apunto de hacerlo. Por eso, en esta etapa del proceso adquiere gran importancia mantener una comunicación eficaz.

Y por último, llegamos a la última fase de cualquier estrategia de Inbound Marketing, donde se trata de deleitar a nuestra clientela. Para ello, es necesario trabajar un servicio post-venta de calidad que impresione al cliente para que este, además de querer volver a confiar en nuestra empresa, hable bien de nosotros como marca.

¿Qué debemos plantearnos antes de comenzar con nuestra campaña?

Antes de comenzar a plantear una campaña de Inbound Marketing es importante fijar los objetivos que queremos conseguir. En este sentido, se recomienda que los objetivos sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos (SMART, en inglés). Además, tenemos que tener claro el público al que nos dirigimos. Así es importante que creemos lo que se conoce como nuestro ‘buyer persona’.

Este término simboliza a una representación semificticia de nuestro cliente ideal. Para definir el ‘buyer persona’ debemos hacernos algunas preguntas como su sexo y edad, su nivel económico, sus gustos o dónde busca la información. De esta forma, podemos imaginar cómo sería ese cliente ideal, al que podemos ponerle el nombre y construirle una historia. Cuanto mejor definido esté el ‘buyer persona’, mejor conoceremos sus necesidades. Esto será realmente valioso a la hora de trazar la estrategia de marketing.

Después de definir tanto los objetivos como al ‘buyer persona’, es el momento de centrarnos en el contenido que vamos a ofrecer tanto en la página web de la empresa como en las distintas redes sociales. Así, en el caso de la web, el contenido debe ser atractivo, de calidad y útil para el usuario. Igualmente, hay que cuidar el diseño, de forma que también sea atractivo y genere una buena experiencia en el usuario.

En cuanto a las redes sociales, lo primero que debemos hacer es escoger aquellas en las que se encuentre nuestro público. Aquí también es importante que tanto el diseño como el contenido estén muy bien cuidados. De igual forma, es importante fijar un calendario para las publicaciones y analizar los días y horas con mayor impacto.

Por otro lado, hay que saber dosificar el contenido referido estrictamente a tu empresa y realizar publicaciones con otro tipo de contenido, como información sobre otras entidades o del sector al que pertenece tu negocio, o publicaciones de utilidad para el usuario, que aporten valor añadido. Todo ello no sólo servirá para crear mayores interacciones en nuestras redes, sino que además mejorará la imagen de nuestra marca.

Es importante conocer todos estos aspectos antes de comenzar a plantear nuestra estrategia de Inbound Marketing y recordar que esta metodología es una historia de conquista donde las personas son el centro de todo y con las que se trata de crear relaciones duraderas.

Deja un comentario